Llegó el día de baile, y Candy no tiene su vestido de fiesta. Pero como ha entendido que es ella la invitada, y no su vestido, está decidida a ir con su ropa habitual.

Deja tu comentario