Un día Candy conoció a un muchacho bien parecido, y conocerlo, fue como conocer al Príncipe de la Colina. -Dame la oportunidad de ver al príncipe una vez más- dice Candy, y hace una promesa con el broche de su príncipe.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+6Email this to someone



Deja tu comentario