La desesperación de Candy se calma, y su vida en Londres se ilumina gracias a Clint, que descubre una colina muy parecida a la del Hogar de Pony.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone



Deja tu comentario