Albert alentó a Candy y le hizo comprender que no debía seguir llorando por Anthony. Fue así que decidió quedarse en el Hogar, y cuidar de los niños, junto con la señorita Pony, y la hermana María.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someone



Deja tu comentario