Albert, fue quien salvó la vida de Candy: “Cuando te sientas sola o triste, escribe una carta, ponla en una botella, y envíala río abajo”… luego desapareció. Al mismo tiempo, en el jardín de la familia Andrew, floreció una hermosa rosa, de una nueva especie, que Anthony la llamó, “Dulce Candy”, en honor a Candy.

Share on Facebook864Tweet about this on Twitter1Share on Google+1Email this to someone

Deja tu comentario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

11 Comments