Annie dejó su cinta como signo, de su amistad hacia Candy, como un dulce recuerdo de todos los momentos felices que compartieron en su infancia. Annie a pesar que su madre adoptiva le impide ver a Candy por el honor de los Britter, sueña con que algún día vuelvan a ser felices juntas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+3Email this to someone



Deja tu comentario